Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Creían que el último de ciervo esta especie había sido comido en la II Guerra Mundial: hoy hay 8.000 ejemplares.

Comparti este articulo.

Sobrevivió a las inundaciones, al contrabando e incluso a las bombas. Al límite de la extinción, el llamado ciervo del padre David vuelve a bramar en China, su tierra de origen, tras pasar varias décadas en Europa.

La extraordinaria supervivencia de este cérvido de impresionantes cuernos refleja la importancia de la cooperación internacional.

Se creyó que el último de su especie había sido devorado por soldados alemanes (AFP).Se creyó que el último de su especie había sido devorado por soldados alemanes (AFP).

Desaparecido en China a finales del siglo XIX, el animal fue reintroducido cien años más tarde y cuenta actualmente con 8.000 ejemplares, estimó en 2021 el ministerio chino de Medio Ambiente.

“Su supervivencia contra todo pronóstico se debe a la suerte y a la determinación de un pequeño grupo de amigos de la naturaleza en China y el extranjero”, resume Zhou Jinfeng, miembro de la asociación que participó en la reintroducción del animal en su país.

Esta especie lleva el nombre del padre Armand David, un misionero francés que la descubrió a mediados del siglo XIX en su último refugio natural, una zona de caza del emperador de China en el sur de Pekín.

Sobrevivieron a todo

En 1895, la manada evitó por poco la extinción tras una inundación de este terreno pantanoso. Cinco años después, el último espécimen fue abatido y devorado por soldados alemanes desplegados en el lugar para ocupar la capital china tras la rebelión de los bóxers.

Afortunadamente, algunos de estos animales habían sido enviados a Europa.

Fue gracias a esta iniciativa que 22 de sus descendientes pudieron ser devueltos a China en 1985, en el marco de un acercamiento entre Pekín y Londres, antes de la retrocesión de Hong Kong al gigante asiático.

Actualmente, unos 200 ejemplares viven en un hábitat semi salvaje en el antiguo dominio imperial de Nanhaizi.

Uno de ellos lavándose las astas en un río de china (AFP).Uno de ellos lavándose las astas en un río de china (AFP).

La historia de la supervivencia del ciervo del padre David es menos conocida que la del panda gigante, uno de los símbolos de la fauna en peligro que cuenta hoy en día con más de 1.800 individuos y ha sido retirado de la lista de las especies amenazadas.

El poder chino se jacta de sus esfuerzos en la protección de la biodiversidad. China designó zona protegida un 18% del territorio nacional. Pero la deforestación, la explotación ilegal del subsuelo y el turismo lastran el futuro de estas reservas y del hábitat de los animales.

El último ejemplar en China fue abatido y devorado por soldados alemanes tras la rebelión de los bóxers (AFP).El último ejemplar en China fue abatido y devorado por soldados alemanes tras la rebelión de los bóxers (AFP).

“China invirtió miles de millones para salvar a los pandas, los elefantes y otros animales, pero el crecimiento de la industria perjudicó gravemente la biodiversidad en numerosas regiones del país”, admite Zhou, de la Fundación para el Desarrollo Verde y la Protección de la Biodiversidad en China.

Tras décadas de industrialización y urbanización masiva, la contaminación ha hecho estragos en especies como el delfín del Yangtze, considerado prácticamente desaparecido, o el caimán chino, una especie en peligro crítico.

Un duque los salvó de la extinción

El ciervo del padre David sobrevivió gracias también a los esfuerzos del duque de Bedford, un noble inglés que consiguió multiplicar la especie en sus tierras del norte de Londres.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el duque tuvo que desplazar la manada varias veces para evitar los bombardeos alemanes.

Su traslado a Europa “fue una bendición inesperada ya que la población pudo sobrevivir tras su extinción en China”, señala Zhou.

Este cérvido sigue clasificado como "extinto en libertad" (AFP).Este cérvido sigue clasificado como “extinto en libertad” (AFP).

Este cérvido sigue clasificado como “extinto en libertad”, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Pero algunos de sus ejemplares fueron llevados a zonas naturales y China espera llegar a reconstituir una especie salvaje.

“China es su país… su comida, el clima y el medioambiente les va bien”, añade Zhou.

Agencia AFP.


Mirá también


Mirá también


Mirá también