Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Cuenta regresiva para las elecciones: ¿en qué invertir o ahorrar antes de las urnas para ganarle a la inflación?

Comparti este articulo.

Los bolsillos argentinos están soportando un proceso de profunda espiralización de la inflación. Lejos de ir sincerando los precios relativos de la economía, la brecha entre ellos es cada vez más grande.

Mientras algunos sectores como indumentaria, textil, calzado, medicamentos y autos suben por el ascensor, del otro lado tenemos al transporte, combustible, educación, cuyas tarifas aumentan por las escaleras debido a que permanecen congeladas o subsidiadas hacia algunos sectores de la sociedad.

El INDEC mostró por segundo mes consecutivo una inflación por encima del 12%, generando un dato acumulado en el año de 103% e interanual de 138%. Registra la suba más elevada de los últimos 30 años. El  Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central proyecta una inflación del 180% para finalizar el 2023. Así, los precios de la economía quedarán absolutamente desalineados y su corrección cada vez traerá mayor dolor sobre los argentinos.

La tasa de inflación acumulada oficia como un parámetro de los bienes y servicios que está por encima o por debajo de su promedio en la variación de precios. En los últimos 3 meses desde las PASO a la fecha, podemos evaluar qué activos financieros o colocaciones estuvieron por encima de ese valor.

Activos financieros versus inflación

Desde agosto a octubre 2023, el dólar paralelo avanzó 75%; el dólar CCL, 67%; plazo fijo UVA, 41%; oro, 59%; plata, 46%; bonos como el GD30 O AL30, con aumentos de entre el 1% y 2%, y Merval un 2%. El dólar fue el gran ganador y la incertidumbre política derrumbó el mercado de capitales.

Productos de consumo masivo le ganan a la inflación

La inversión en activos financieros tuvo un rendimiento por debajo del aumento en la variación de precios de productos de consumo masivo, indumentaria y calzado desde agosto a octubre 2023.

Para tomar en consideración, frente a una inflación acumulada del 39% en este período la evolución de precio del shampoo fue 83%; leche, 83%; aceite, 80%; remera, 50%; calzado, 43%, entre otros.

Con estos valores, los niveles de pobreza e indigencia están creciendo en nuestro país. Por otra parte, hay una caída de la demanda del peso argentino que se desprenden de la moneda previo a las elecciones intentando ahorrar en bienes que esperan que tendrán un mayor valor posterior al acto electivo. El desafío es hacer rendir los pesos hoy ya que tendrán menor valor en el futuro.

La apuesta a comprar bienes durables

Al efectuar el mismo ejercicio pero para bienes durables, observamos aumentos más que proporcionalmente en relación con la inflación. Por ejemplo, el precio de una cocina durante estos últimos 3 meses subió 33%, lavarropas 35%, un auto 0km 46%, una moto 0km 41 por ciento.

El adelanto en la adquisición de bienes son resguardo de valor. Su adelanto incluso con compras con tarjeta de crédito con una tasa de interés del 84% con una inflación proyectada del 180% termina siendo una muy buena elección.

Hay una multitud de productos con precios que se encuentran subiendo en forma superior a la inflación debido a la pérdida de poder adquisitivo del peso argentino. Hay muchos argentinos pensando en qué bienes pueden encontrar un refugio para su ahorro más que en instrumentos de inversión.

Hay muchos precios congelados que cada vez quedan más distantes de la variación de precios promedios. Esos precios son el tipo de cambio oficial, tarifas, nafta, obras sociales, entre otros. A su vez, el próximo gobierno deberá cerrar la brecha cambiaria, abordar un sinceramiento fiscal que en el mediano plazo traerá más inflación hasta el reacomodamiento de estas variables. Tener que buscar ahorrar comprando una lavarropas y no un bono del gobierno con legislación extranjera da muestra como todos los incentivos son incorrectos.

Pesos que se diluyen cada vez más rapido

La economía y sociedad soportan una carga que los políticos hacen sentir como inerte pero que es intolerable para los bolsillos de los argentinos como son el déficit, la deuda y sus mecanismos de financiamiento. Estos tres elementos extraen en forma permanente recursos del sector privado para derivarlos al sector público. El financiamiento del déficit con emisión monetario sumado a la expansión crediticia crea un falso nuevo dinero que se diluyen en las manos de los argentinos cada vez a mayor velocidad. Cada día que pasa la situación empeora y el alivio divino prometido por el gobierno a través de la asistencia estatal no llega. Siempre el horizonte de mejora será cada vez más largo y la promesa con resultados cada vez más cortos.

El déficit fiscal se financia emitiendo pesos que luego son absorbidos por el Banco Central con la colocación de Leliqs (letras de liquidez) que están en posesión de los bancos. Al nuevo nivel de tasa el stock de pasivos remunerados implica la impresión de una base monetaria equivalente a la actual por trimestre en concepto de los intereses que pagan los pasivos remunerados del Banco Central.

A su vez, para pagar esas Leliqs es necesario emitir $2,3 billones en forma mensual lo cual equivale al 65% de lo que implicó el plan “platita” por todo concepto. La emisión monetaria para financiar el déficit fiscal y el dique de contención inflacionario que son las Leliqs auspician más inflación futura, más disparada de los precios con destrucción de valor del bolsillo de los Argentinos.

Te puede interesar

Argentina infla su moneda a priori para licuar su deuda. Los precios aumentarán en forma inexorable y los pesos de toda la población valdrán cada vez menos. La inflación es una forma engañosa de rechazar la deuda pública en manos del Estado para pasarla a manos de la gente. Destruirá aún más al peso argentino del que dependen personas y empresas para tomar y proyectar sus decisiones económicas tanto a nivel hogareño como de mercado.