Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

El valor del almidón en la nutrición del ganado

Comparti este articulo.

Está arrancando una nueva campaña gruesa. Los maíces que van a ser picados y luego ensilados para producir carne o leche ya están sembrados. Queremos aprovechar la oportunidad para compartirles un artículo de Allen Wilder, especialista de forrajes en William H. Miner Agricultural Research Institute en Chazy, N.Y. donde destaca la importancia que tiene el contenido de almidón y su digestibilidad en los silos de maíz para planteos lecheros y ganaderos y el impacto que el mismo tiene en las eficiencias de conversión.

El ensilado de maíz es una piedra angular de la nutrición moderna del ganado, proporcionando una opción de alimento altamente nutritiva y densa en energía. El almidón del ensilado de maíz desempeña un papel crítico en el cumplimiento de los requisitos de energía del ganado. Por lo tanto, optimizar el almidón en la cosecha es esencial para maximizar el valor nutricional y el rendimiento del ganado lechero y de carne.

El procesamiento del grano es un componente fundamental para desbloquear todo el potencial del almidón del ensilado de maíz. Los procesadores de grano rompen o agrietan los granos de maíz en la cosecha, mejorando así la accesibilidad del almidón durante la digestión animal. El procesamiento adecuado del grano permite que el ganado utilice el almidón de manera más eficiente, lo que conduce a una mejor utilización de los nutrientes y al rendimiento del animal.

Desatando el potencial de energía
La mayoría de las cosechadoras de forraje modernas están equipadas con procesadores especializados que aplastan los granos entre dos cilindros de acero abrasivos. Estos rodillos giran a diferentes velocidades, lo que mejora la reducción del tamaño del grano. El espacio entre los rodillos se puede ajustar para regular la agresividad del procesamiento durante la cosecha. Un espacio demasiado ancho hará que se pierda almidón. Un espacio demasiado estrecho podría hacer que gastes más tiempo y combustible en la cosecha. Las pautas actuales sugieren que un ajuste de espacio de 1 a 3 milímetros (mm) es óptimo para la mayoría de las condiciones.

Mientras que el procesamiento del grano hace que el almidón sea accesible al exponer más área de superficie del grano, la digestibilidad del almidón del ensilado de maíz es la métrica que determina cuán rápidamente el almidón accesible se descompone por microbios. El peor escenario es tener ensilado de maíz con grandes trozos de grano que tienen una baja digestibilidad. Hay muchos factores que pueden afectar la digestibilidad del almidón, y comprenderlos es importante para optimizar la digestibilidad del almidón y aprovechar todo el potencial de energía del ensilado de maíz.

Madurez del grano: La cosecha del ensilado de maíz en la etapa ideal de madurez del grano es crucial para maximizar la digestibilidad del almidón. A medida que los granos de maíz maduran, el contenido de almidón aumenta, pero su digestibilidad disminuye. Al cosechar el ensilado de maíz cuando el 1/2 al 3/4 de la línea de leche está presente, se logra un equilibrio entre el contenido de almidón y la digestibilidad. Cosechar demasiado tarde perjudica la digestibilidad, pero cosechar demasiado temprano reduce el rendimiento y la digestibilidad de toda la planta debido a una concentración de almidón más baja.

Selección de híbridos: Dado que la composición del grano es en gran medida genética, la elección del híbrido de maíz afecta significativamente la digestibilidad del almidón. Específicamente, los granos que expresan genéticamente mayores cantidades de almidón harinoso tienden a ser más digeribles que los granos que producen almidón duro y vítreo característico del maíz flint. Los avances en la selección genética han llevado al desarrollo de híbridos con características de digestibilidad de almidón superiores. Algunos de estos híbridos incluso tienen un rasgo recesivo que resulta en granos compuestos completamente de almidón harinoso. La desventaja es que estos híbridos tienden a producir un contenido total de almidón más bajo en comparación con el maíz dentado convencional.

Contenido de humedad y tiempo de fermentación: El contenido de humedad de la planta en la cosecha es un factor crítico que influye en la digestibilidad del almidón. No solo se relaciona con el desarrollo del grano, sino que también se requiere humedad adecuada para que ocurran los procesos de fermentación que estabilizan el ensilado para el almacenamiento y la alimentación. Estos procesos también tienen el efecto de mejorar la digestibilidad del almidón con el tiempo. Por lo tanto, el ensilado que está demasiado seco o se alimenta en varios meses desde la cosecha es más propenso a sufrir una mala digestibilidad del almidón. El contenido de humedad óptimo del ensilado es alrededor del 65%.

La pregunta sobre cómo evaluar la calidad del almidón en el ensilado ha sido objeto de debate durante muchos años. El estándar de oro evidente es alimentar el ensilado a las vacas y medir la utilización real del almidón por el animal. Si bien eso funciona desde un punto de vista de investigación, no es muy práctico para el agricultor promedio que busca producir un mejor alimento.

La mayoría de los agricultores y nutricionistas analizarían muestras de maíz para determinar la digestibilidad del almidón a las 7 horas y quizás el puntaje de procesamiento de grano. Las medidas de digestibilidad del almidón pueden ser informativas, pero las medidas in vitro del almidón a menudo arrojan resultados inconsistentes. Incluso las pruebas más precisas disponibles ofrecen una imagen incompleta al no tener en cuenta el tamaño de las partículas. Los métodos actuales para determinar el puntaje de procesamiento de grano proporcionan una medida del tamaño de partícula del almidón, pero esta medida no tiene en cuenta las diferencias en la composición del grano.

Una nueva medida
Recientemente, se evaluó una nueva métrica para evaluar la calidad del almidón en el ensilado en un estudio en el Instituto Miner en Chazy, Nueva York. El ensayo ha sido denominado «almidón soluble» por el laboratorio de pruebas de forraje que lo desarrolló, pero en realidad es solo una medida de la fracción de almidón que se desplaza fácilmente de la muestra cuando se agrega agua.

La parte emocionante de esta nueva medida es que parece integrar tanto el tamaño de partícula como la digestibilidad en un solo número, proporcionando una evaluación que podría correlacionar bien con la respuesta de los animales. Nuestros resultados de estudio mostraron que el almidón soluble aumentó con el tiempo de fermentación y fue mayor en un tipo de grano harinoso. Este es el mismo patrón que se observó en la tasa de digestión del almidón (Kd) medida en el estudio. Además, un ligero ajuste en la distancia entre los rodillos del procesador resultó en una diferencia medible en el almidón soluble en las muestras no fermentadas.

Optimizar el almidón del ensilaje de maíz en la cosecha es una consideración vital para maximizar el potencial energético y el valor nutricional del ensilaje de maíz. El procesamiento efectivo del grano, que se logra con equipos modernos y un ajuste adecuado, desempeña un papel fundamental en la mejora de la disponibilidad de almidón. Junto con el procesamiento del grano, otros factores como la madurez del grano, la selección del híbrido, el contenido de humedad y la duración de la fermentación afectan significativamente la digestibilidad del almidón.

La optimización de estos factores conduce a una mejor utilización de la energía, eficiencia en la alimentación y rendimiento para los animales en dietas de ensilaje de maíz. Utilice los mejores indicadores disponibles para tomar decisiones informadas sobre la calidad del almidón. Aprovechar el poder del almidón del ensilaje de maíz sienta las bases para mejorar la rentabilidad y la sostenibilidad.

Por Allen Wilder, especialista de forrajes en William H. Miner Agricultural Research Institute en Chazy, N.Y / hayandforage.com
Fuente: Fundación Producir Conservando