Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Federico X accedió al trono en Dinamarca y abre una nueva era tras la abdicación de su madre: “Espero ser un rey unificador”

Comparti este articulo.

Dinamarca abrió este domingo una nueva página de su historia con la abdicación de Margarita II y el ascenso al trono de su hijo Federico X, un evento inédito al que acudieron más de 100.000 daneses.

El nuevo monaarca mostró al ser proclamado rey desde el balcón del castillo de Christiansborg en Copenhague su deseo de ejercer como aglutinador de todo el país. “Mi madre ha sido, como pocos, una con su reino. Espero ser un rey unificador“, dijo en un breve discurso. Se vio acompañado después por su esposa, la reina Mary, y sus cuatro hijos, encabezados por el nuevo príncipe heredero Christian.

La reina Margarita II, de 83 años, firmó el acta de abdicación en el palacio de Christiansborg, donde llegó con un carruaje que desfiló por las calles de la capital, Copenhague.

Al firmar el documento, un acto inédito en la historia contemporánea del país, puso fin a sus 52 años de reino y convirtió a su hijo en rey.

Margarita abandonó después el Consejo de Estado, al que acudió el nuevo monarca junto a su mujer y su hijo Cristián, de 18 años, el nuevo príncipe heredero.

“Que Dios bendiga al rey”, dijo la exsoberana con lágrimas en los ojos al dejar la sala.

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, proclamó a Federico X, de 55 años, como rey en el balcón del palacio de Christiansborg, sede del gobierno y del parlamento. A su lado estaba su mujer María, nacida en Australia, la primera plebeya en convertirse en reina en Dinamarca.

El momento en que Margarita II firma su abdicación tras 52 años de reinado. Foto: EFEEl momento en que Margarita II firma su abdicación tras 52 años de reinado. Foto: EFE

“Es emocionante que una persona corriente como nosotros se convierta en reina. íEs muy emocionante!”, declaró Judy Langtree, una jubilada que acudió al evento desde Brisbane, en Australia.

A pesar de las temperaturas gélidas, una multitud se congregó en el centro de la ciudad y frente al palacio para asistir a la ceremonia.

La policía de Copenhague había estimado que más de 100.000 personas acudirían al evento. Es la segunda vez que un soberano danés abdica. El rey Erico III lo hizo hace casi nueve siglos, en 1146.

Más de 100 mil personas se acercaron a acompañar la ceremonia. Foto: EFEMás de 100 mil personas se acercaron a acompañar la ceremonia. Foto: EFE

La policía reforzó su presencia en la capital, engalanada con banderas rojiblancas para la ocasión.

En la ciudad hay pancartas con el rostro de la reina y mensajes de agradecimiento. En el metro, algunos carteles reza: “Gracias por el viaje, Margarita”. Otros, “larga vida al rey”.

El protocolo reflejó en líneas generales la tradición sucesoria de Dinamarca. Ningún rey extranjero fue invitado al acto y el soberano, que no lleva corona, no se sentará en un trono.

La premier Mette Frederiksen al proclamar rey a Federico X. Foto: EFELa premier Mette Frederiksen al proclamar rey a Federico X. Foto: EFE

El anuncio de la abdicación de la reina, la víspera de Año Nuevo, dejó a los daneses atónitos, incluyendo a su propia familia, ya que había insistido en numerosas ocasiones en que reinaría hasta su muerte.

Margarita justificó su decisión por problemas de salud después de someterse a una importante operación de espalda el año pasado.

Más de un 80% de daneses apoyó su decisión, según las encuestas. Margarita conservará su título de reina y podrá representar a la familia real durante ceremonias oficiales.

Con información de agencias