Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Kevin De Bruyne recuperó la magia y el Manchester City de Julián Álvarez le ganó un partidazo al Newcastle

Comparti este articulo.

Manchester City le ganó un partidazo al Newcastle y mucho le debe a Kevin De Bruyne, el crack belga que ingresó en el segundo tiempo para marcar el empate con un golazo y unos minutos más tarde asistir en la agonía del partido para llevarse el triunfo.

El equipo conducido por Pep Guardiola, que tuvo a Julián Álvarez de titular, dominó gran parte del encuentro y se había puesto arriba en el marcador por 1-0 gracias a un taco fenomenal del portugués Bernardo Silva, en el minuto 26 del primer tiempo. Sin embargo, una ráfaga de las Urracas en el 35 y el 37 le permitió al local irse al entretiempo con una ventaja exagerada.

Otra incidencia de esos 45 minutos iniciales fue la lesión del brasileño Ederson, el arquero del City, que debió salir con una molestia ni bien comenzado el partido, y fue reemplazado por el alemán Stefan Ortega.

Con esa sensación de injusticia, el City fue en busca del empate desde el arranque del complemento, y tuvo varias acciones para lograrlo: en una de ellas, Julián recogió un rebote cerca del área chica y eligió colocar la pelota pero se terminó yendo por arriba del travesaño.

El partido parecía tener destino de derrota para los de Pep, que en el arranque de esta temporada cayeron ante el mismo rival por la Copa de la Liga sufriendo su primer revés en un 2023 casi perfecto. Hasta que apareció Kevin.

De Bruyne ingresó al campo de juego en el minuto 68 y seis minutos después tomó el balón en su zona favorita de la cancha, en carrera, de frente al arco y unos metros antes de entrar al área. En vez de sacudir su derechazo potente a quemarropa, el belga hizo un extraño movimiento para acomodarse y con la parte interna del pie la cruzó abajo, en el palo derecho del arquero esloveno Martin Dubravka, hasta allí una de las figuras del encuentro.

Lo gritó con bronca De Bruyne, que de a poco va retomando su mejor versión tras un arranque de temporada que lo tuvo cinco meses alejado de las canchas por culpa de una lesión que sufrió en la final de la Champions League que su equipo le ganó al Inter.

El City fue por la victoria, y otra vez fue De Bruyne el más lúcido para detectar los espacios ínfimos que el Newcastle dejaba en defensa. El belga otra vez apareció en ese pedacito de la cancha en el que tiene siempre claro qué se debe hacer, pero esta vez eligió pasarla. Su pelota profunda al noruego Oscar Bobb fue tan buena como la definición del juvenil de 20 años que había ingresado a la cancha un ratito antes.

Bobb la paró y se sacó de encima el achique del pobre Dubravka con un pie a pie que le permitió definir con el arco vacío. Golazo y festejo alocado de Pep Guardiola, que sigue en pelea en la Premier League mientras espera por la recuperación de su otra figura, Erling Haaland.

Con este resultado, el City se pone a dos del Liverpool, supera por uno al Aston Villa de Emiliano Martínez y le saca tres al Arsenal, en una liga inglesa que promete una definición apasionante.