Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Para el flamante presidente de INTA, Juan Cruz Molina, “el pago de la propiedad intelectual de las semillas tendrá beneficios para los productores”

Comparti este articulo.

La nueva cúpula del INTA dejó clara su posición respecto al debate respecto a la propiedad intelectual de las semillas y el uso de las mismas, ya que según su presidente Juan Cruz Molina, el pago de la propiedad intelectual de las semillas será beneficioso para los productores, alineando el discurso del organismo oficial con el de las compañías semilleras.

Según explicó el flamante presidente del organismo a Bichos de Campo, se están dando debates en reuniones de gabinete, y al respecto aclaró: “Los derechos no son derechos adquiridos, sino que a partir de la creación, la toma de riesgo, la inversión de organizaciones públicas y privadas, el uso de ese material tiene una correspondencia que está vinculada con las regalías. En el marco general, en términos de costo final, termina siendo, no digo mínimo, pero menos importante que otros costos que hay en el sector o en el sistema productivo o a nivel del resultado de un margen bruto”, expresó Molina al respecto de pago de regalías de los productores hacia los obtentores de la semilla.

Semillas: ¿Cuál es la propuesta del gobierno para destrabar el debate y permitir la adhesión de Argentina a la UPOV 91?

Al respecto, el también productor cordobés argumentó: “Hoy faltan que se resuelvan algunas otras cosas para empezar a hablar de propiedad intelectual. Por ejemplo, derechos de exportación, costos vinculados a los insumos que se utilizan en la Argentina, etc.” dijo Molina.

Este debate respecto al cobro de regalías de parte de los semilleros lo habilitó el propio gobierno nacional, luego de incluir en el fallido proyecto de Ley Ómnibus, la propuesta de adherir a la convención UPOV91, tratado global para respetar la propiedad intelectual de quien desarrolla la semilla.

También es necesario recordar que Argentina debate este tema hace años, con múltiples proyectos de ley al respecto fallidos, propuestas y debates que hasta ahora siguen sin dar un final respecto a las semillas, y que se mantenga la vigencia de la Ley de Semillas promulgada en 1973 y modificado su reglamento en 1991.

¿Qué es una “variedad esencialmente derivada”? Según gente que sabe en serio, algo así como el caballo de Troya en la adhesión argentina al convenio UPOV 91

Retomado el debate con la inclusión de Argentina a UPOV91 en el proyecto de ley de Javier Milei que no prosperó, se dividieron las aguas respecto a qué hacer con la propiedad intelectual de las semillas: asociaciones de productores (sobre todo medianos y pequeños) manifestaron su rechazo a este convenio, contrario a la corporación semillera que avala la incorporación.

“Estoy ocupado y preocupado para que le contemos a los productores que el pago de la propiedad intelectual va a tener beneficio. Siempre ha tenido beneficio. La ganancia genética, y esto en el INTA lo hemos demostrado siempre en los ensayos comparativos de rendimiento y cómo los récords o los mejores resultados a nivel de las especies autógamas, utilizar los mejores resultados, o aquellos que están entre los cinco mejores resultados de los trigos, las sojas, maní, garbanzo, o de otro tipo de legumbres, le va a dar una ventaja al productor” dijo Juan Cruz Molina abarcando el tema.

A su vez, declaró: “Si se pagan regalías, organizaciones o empresas chicas, medianas y grandes que se dedican a hacer desarrollo de genética, van a tener los resultados que le corresponden”.

Mirá la entrevista completa con Juan Cruz Molina:

[embedded content]

También se le preguntó a Molina si cree que esta postura del organismo oficial está relacionada con la otra propuesta oficial de privatizar INTeA, (Innovaciones Tecnológicas Agropecuarias SA), la empresa mediante la cual el INTA comercializa los logros e innovaciones logrados por su plantel científico tecnológico, para que esos desarrollos generen ingresos al propio Estado y no solo a los actores privados, a lo que Molina responde que no ve relación.

“Desde la presidencia de INTeA, la gerencia y el grupo del Consejo de Administración estamos dando cuenta que es de las pocas empresas del Estado que dan resultados. Así que no lo relacionaría”, dijo Molina.

INTeA se hace cargo de lo que es el cobro de las regalías de la generación de material genético o del mejoramiento genético, vegetal en el proceso de la vinculación del INTA con los privados.

– En este rol de interacción público-privado y siendo una empresa del Estado que funciona bien, y es exitosa, ¿se mantiene la idea de privatizarla? ¿Sigue siendo una de las privatizables?

– No tengo idea. No lo sé. Lo que sí tengo claro es que hoy la gestión es privada de INTeA con un foco con este modelo que ha sido innovador desde la creación del INTA, que es el modelo de los consejos. Y a mí me gusta contar que desde mi nuevo rol como presidente del Consejo Directivo Nacional, vuelvo al rol de consejero. Y en este consejo, la gobernanza es desde lo privado y público en una organización de alta gerencia como es la del INTA, que está llevada por un director nacional, sus directores nacionales asistentes, etc. Así que estoy súper entusiasmado con este rol.

En un largo listado de empresas públicas por privatizar aparece INTEA, mediante la cual el INTA comercializa sus productos e innovaciones