Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

Park City: cómo es la experiencia en uno de los mejores centros de esquí de Estados Unidos

Comparti este articulo.

En un día de de diciembre o enero, gorro, guantes y bufanda son infaltables para caminar por las calles nevadas de Park City, un pueblo de Estados Unidos, cuya historia está ligada a la minería y a los deportes invernales.

La vida del pueblo está dividida entre sus dos centros de esquí, Park City Mountain y Deer Valley Resort, y la Historic Main Street, la calle principal de esta localidad del estado de Utah.

En esta avenida de pocas cuadras y en este tiempo, se respira Navidad: hay lucecitas afuera de cada restaurante, árboles adornados, buzones para dejarle cartas a Papá Noel (Santa Claus aquí) y diferentes representaciones de este personaje y sus renos.

Ningún turista duda de sacarse los guantes pese al frío, para tener las manos libres y tomar fotos de las coloridas fachadas de las casas, del paisaje urbano con las montañas blancas de fondo o del antiguo bus que lleva gratuitamente a quienes prefieren evitar la caminata cuesta arriba.

Video

Park City Chamber

En esta avenida hay 200 tiendas y 50 restaurantes, asegura nuestra guía.

Además, aquí se encuentran algunos de los principales atractivos, como Park City History Museum, un museo interactivo que explica los orígenes de este destino; tres graffitis del famoso artista Banksy escondidos entre tanto negocio y el famoso teatro Egyptian, donde cada año se lleva a cabo el reconocido festival Sundance, que convoca a celebridades de todo el mundo.

Durante el invierno, Park City renace. Es la época más esperada por los locales, porque el pueblo de 8.500 habitantes cobra vida: llegan turistas de todo el mundo y los centros de esquí se vuelven protagonistas de cada experiencia.

Postal de Main Street, la calle principal del pueblo. Foto Park City Chamber/ Bureau.Postal de Main Street, la calle principal del pueblo. Foto Park City Chamber/ Bureau.

Un dato curioso del lugar es que está más relacionado a nuestro país de lo que uno podría imaginarse: Argentina es el principal proveedor extranjero de trabajadores estacionales. Hay argentinos en bares, restaurantes, hoteles, en tiendas de alquiler de equipos de esquí o como instructores en los cerros.

Hay argentinos por todos lados. La mayoría, jóvenes que llegan gracias al programa Work & Travel.

En la montaña: cómo son los centros de esquí de Park City

Clavamos los bastones en la nieve y frenamos con los esquíes haciendo la famosa “casita” o “pizza”, como le dicen en Estados Unidos a la técnica para reducir la velocidad. Nos detenemos unos minutos luego de bajar “una azul”, color con el que se identifican las pistas para esquiadores de nivel intermedio.

No es por el cansancio físico, porque algún compañero del grupo se haya caído ni porque alguno haya perdido algún guante o bastón. Lo hacemos porque la vista se impone.

Los paisajes de Park City Mountain son impresionantes; dan ganas de sacar fotos todo el tiempo. Cordones montañosos, árboles nevados, las casas del pueblo que se ven a lo lejos y los increíbles hoteles a pocos metros: parar un momento para contemplar todo eso es parte central de la experiencia.

Park City Mountain es de los cerros de esquí más grandes de Estados Unidos.

En 2015, Vail Resorts, empresa a cargo del complejo, invirtió 50 millones de dólares para conectar Park City y Canyons Resorts, dos centros de esquí que pasaron a ser uno.

"The bubble", la aerosilla cubierta de Park City Mountain. Foto Shutterstock.“The bubble”, la aerosilla cubierta de Park City Mountain. Foto Shutterstock.

Tiene 3.000 hectáreas para practicar esquí o snowboard y hay diversión para todos los niveles. Este centro cuenta con dos bases en las que se pueden encontrar más de 25 restaurantes.

La sugerencia para los principiantes es que se alojen en Canyons, donde están las pistas más fáciles, y así evitar perder tiempo en traslados.

Por otro lado, para una experiencia más exclusiva, se recomienda ir a Deer Valley, el otro centro de esquí de este pueblo, considerado un resort 5 estrellas. Los hoteles están a pocos metros de las pistas y desde varios se puede salir esquiando.

Este centro fue elegido como el mejor de Estados Unidos. Foto Deer Valley Resort.Este centro fue elegido como el mejor de Estados Unidos. Foto Deer Valley Resort.

Este centro fue galardonado como “Mejor estación de esquí de Estados Unidos” por parte de los World Ski Awards durante diez años consecutivos. La diferencia con sus competidores está en el servicio de alta calidad al huésped.

Para destacar: Deer Valley limita el número de esquiadores en la montaña y frena la venta de pases una vez alcanzado el máximo. Por eso no hay colas en los medios de elevación y no hay necesidad de ir esquivando gente en las pistas.

Estas 800 hectáreas, desparramadas en seis montañas, no solo son una zona de gran diversión para los visitantes, sino también el hogar de ciervos, animales típicos del lugar, con los que los viajeros anhelan encontrarse.

Legado olímpico y adrenalina

Todos en Park City están orgullosos del legado olímpico y están exaltados por la posibilidad de volver a ser sede de los Juegos Olímpicos de invierno en 2034. Falta la confirmación oficial, pero en el pueblo todos ya lo dan por hecho.

El parque olímpico se encuentra a 13 kilómetros del centro y fue creado especialmente para el evento que se realizó aquí en 2002.

En las 160 hectáreas hay seis saltos de esquí nórdico, un museo muy interesante sobre diferentes disciplinas olímpicas invernales y una de las cuatro pistas de deslizamiento de América del Norte, razón principal por la que estamos acá.

En Park City está una de las pocas pistas de deslizamiento. Foto Shutterstock.En Park City está una de las pocas pistas de deslizamiento. Foto Shutterstock.

Además, el parque ofrece una experiencia poco común: permite a los visitantes practicar bobsled, una disciplina olímpica que consiste en deslizarse por una pista de hielo en un trineo y a 90 km/hora.

El trineo tiene capacidad para cuatro personas: el conductor experto y tres pasajeros. Para disfrutar el recorrido es importante cumplir con todas las medidas de precaución.

“Quienes se sienten en el primer asiento después del conductor, sentirán menos movimientos. Quienes busquen más adrenalina deben ir en el último”, avisan. El del medio es nuestro lugar, ni muy tranquilo, ni tan audaz.

Museo interactivo del Parque Olímpico. Foto Viajes/CD. Museo interactivo del Parque Olímpico. Foto Viajes/CD.

Con cascos puestos, nos explican cómo debe ser nuestra posición en el trineo: piernas estiradas hacia adelante o un poquito flexionadas, manos en las cuerdas interiores, y ¿lo más importante?, levantar los hombros para evitar que la cabeza se mueva de un lado al otro al tomar las curvas a gran velocidad.

“No tengan miedo, los conductores lo hacen todo el tiempo, están entrenados y pasan por revisión técnica dos veces al año. Tenemos a los mejores acá”, dice el hombre que nos explicó todo lo que debemos hacer en un intento poco exitoso para bajar los nervios del grupo.

Una vez que el trineo está colocado en la pista, todos ponemos en práctica lo aprendido y antes de tener tiempo de arrepentirnos, dos hombres empujan el carro y dan comienzo a esta aventura de tan solo 47 segundos.

Visitantes disfrutando del paseo en trineo. Foto Park City Chamber/ Bureau.Visitantes disfrutando del paseo en trineo. Foto Park City Chamber/ Bureau.

Gritos, cosquillas en el cuerpo y curvas a toda velocidad. Las emociones son las mismas que se sienten en una montaña rusa.

La buena mesa: dónde y qué comer en Park City

Seguramente no sea Estados Unidos el país que primero se nos viene a la mente cuando hablamos de buena comida. Sin embargo, este pueblo es un paraíso para los amantes de la carne, y se destaca por la gran variedad gastronómica.

Uno de los platos típicos es el elk, carne de ciervo, que se puede encontrar en casi todos los restaurantes y en diferentes formatos, como a la plancha o en guiso.

Otra de las recomendaciones de los lugareños es trout, la trucha, que se consigue en los ríos de la zona. También hay comida de todas partes del mundo -incluyendo una pastelería argentina– y muchas opciones veganas, vegetarianas y sin gluten.

En Main Street hay 50 restaurantes. Foto Shutterstock.En Main Street hay 50 restaurantes. Foto Shutterstock.

En Main Street, la calle principal, se ubican numerosos restaurantes. Decidimos tomar un tour gastronómico, o cena progresiva, como le dice nuestra guía, para tener un festín de sabores y poder conocer la mayor cantidad posible de lugares.

El primer sitio que visitamos, a las 17, es Grappa, ubicado en el extremo más alto de esta avenida. Se trata de una casona de más de 100 años que fue el hogar de mineros, luego funcionó como hotel y ahora es uno de los restaurantes más elegantes de la ciudad. ¿El imperdible? La sopa de hongos.

La segunda parada es en 350 Main, un restaurante que define su carta como “americana moderna”: acá la recomendación son los mariscos. El último plato es en Kaneo, una de las aperturas más recientes, donde la carne con pimienta se ganó nuestro corazón.

Sopa de hongos en Grappa. Foto @manumanuti.Sopa de hongos en Grappa. Foto @manumanuti.

Luego de los tres pasos -y ya sin la guía-, continuamos haciendo un recorrido por bares en búsqueda de un hot toddy y un shot ski, dos tragos típicos aquí.

El primero, también llamado winter toddy, es un trago caliente a base de bourbon, canela y limón; el segundo es un shot de la bebida que uno elija, servido en un esquí.

Old Town Cellars, Park City Social Aid & Pleasure Club, The Spur Bar & Grill son algunas de nuestras visitas.

Nuestro preferido es No name saloon, un bar que se destaca por la excesiva y singular decoración en sus paredes. Es el elegido para ver cualquier evento deportivo y es parada obligada para conocer la vida nocturna de este destino.

Decoración llamativa. Así es el interior de No name saloon. Foto Viajes/ CD.Decoración llamativa. Así es el interior de No name saloon. Foto Viajes/ CD.

Para finalizar la noche, elegimos una mesa alta, con banquetas y hacemos nuestro pedido: “un shot ski para cuatro personas, por favor”. Ya nos sentimos locales.

El viaje no podía terminar de otra manera: un gran ritual para coronar una semana repleta de aventuras y comida en abundancia.

Una moza acerca un pequeño esquí de madera que tiene adheridos cuatro vasos llenos de quién sabe qué. Cuatro integrantes del grupo agarramos la tabla y coordinamos para dar la vuelta al mismo tiempo y no volcarnos. La gracia del trago es beberlo sin sacar los vasitos del esquí y todos al mismo tiempo.

Otros comensales se acercan intrigados a mirar y filmar. Entre todos, hacemos una cuenta regresiva: 3, 2, 1, adentro. ¡Salud!

MINIGUIA

Cómo llegar

Por Delta Airlines hasta Salt Lake City, vía Atlanta, desde US$ 2.075. Canyon Transportation del aeropuerto a Park City, US$ 59.

Dónde alojarse

● Black Diamond Lodge (condominios con desayuno), US$ 2.800 la noche (tiene cuatro habitaciones).

● The Lowell (condominios equipados). Para 6 personas, desde US$ 700 la noche.

Cuánto cuesta

● Deer Valley: pase diario, entre US$ 199 y US$ 299. Clases privadas de esquí de medio día, US$ 840 (www.deervalley.com).

● Park City Mountain: pase diario, entre US$ 199 y US$ 299. Clases privadas de medio día, US$ 860 (www.parkcitymountain.com).

● Park City Museum: entrada, US$ 15 (parkcityhistory.org).

● Bobsled: US$ 225 por persona (utaholympiclegacy.org).

● Tour gastronómico: US$ 85; con bebidas alcohólicas, US$ 159 (www.gourmandtours.com).

● Compras en Outlet Park City.

Dónde informarse

www.visitparkcity.com