Listen on Online Radio Box! Fm Glaciar Fm Glaciar

FM Glaciar 105.7MHz

Estacion transmisora de radio FM de Rio Gallegos, Santa Cruz, Patagonia Argentina

En 150 hectáreas, ordeñan 320 vacas en un tambo techado, tienen 400 cerdas madres y hacen engorde porcino

Feb 3, 2024
Comparti este articulo.

Esta es la historia de una empresa agropecuaria familiar, de un tambo estabulado modelo, de una granja de cerdos eficiente y también un ejemplo de agregado de valor. Pero es aún mucho más que eso, es la historia de una caída y una reinvención, de trabajo duro, de aprendizaje, de esfuerzo, de productores con voluntad y visión para hacer las cosas cada día mejor.

Cuando la empresa de Miguel Massello (79), un metalúrgico de toda la vida dedicado a la fabricación de silos y secadoras hidráulicas, quebró allá por 1993, él tuvo que empezar de cero. Lo único que le quedaba eran sus 150 hectáreas de campo agrícola ganadero en el partido de Pergamino y, aunque desconocía por completo el negocio, decidió encarar el desafío de la producción láctea de abajo, pero siempre con el foco puesto en el agregado de valor. Por ese entonces, sus hijos y actuales socios en el establecimiento El Quebrachal, Fernando (51) y María Carolina (49), habían partido a La Plata a cursar sus estudios universitarios de Veterinaria y Odontología.

El Quebrachal, partido de Pergamino. Gentileza Fernando Massello.El Quebrachal, partido de Pergamino. Gentileza Fernando Massello.

“Cuando compramos las primeras vaquillonas no teníamos infraestructura y estábamos sin plata, así que se hipotecó el campo para edificar el tambo. Papá de vacas lecheras no tenía ni idea, pero desde el primer momento apuntó a buscarle valor agregado a la producción, nunca entregamos leche fluida, desde el primer día, con las primeras diez vaquillonas que entraron a ordeñarse, se empezó a hacer masa de muzzarella que vendíamos a una usina de Pergamino”, repasa Fernando.

El tambo apenas tenía ocho bajadas y trabajaban de manera casi artesanal. El silo de maíz lo hacían con una máquina de un surco y un pequeño tractor, demoraban diez días para confeccionarlo, picando aún por las noches, y lo suministraban a mano con horquilla. Como contaban con suero proveniente del tambo, paralelamente empezaron a incursionar en el engorde de capones, con apenas tres pistas de cerdos, volcando el alimento con baldes. “Los comienzos fueron años difíciles”, recuerda.

Poco tiempo después, se plantearon elaborar su propia muzzarella y con ese objetivo, en 1996 se asociaron con otros dos inversores para crear la fábrica Pergalac donde hoy elaboran distintos tipos de queso y manteca.

En 2012 apostaron a dar un nuevo paso y engordar sus propios cerdos, para lo cual construyeron una maternidad para 180 madres de genética Topigs. “En el 2015 era muy rentable el negocio de cerdo y ampliamos las instalaciones para llegar a 400 madres”, cuenta Fernando.

En 2018, en un viaje a Campo Nueve, Paraguay, conocieron las ventajas de tambos estabulados de tecnología alemana y decidieron hacer una transformación total de su sistema lechero. “La gente de GEA nos asesoró bastante y nos convenció de que la producción láctea iba por el confort animal. Nosotros la genética, el alimento, el manejo, la gente lo teníamos, pero si no le dábamos confort a la vaca, no iba a expresar su máximo potencial”, rememora el empresario.

Tambo estabulado techado. Gentileza Fernando Massello.Tambo estabulado techado. Gentileza Fernando Massello.

Todas las inversiones que hicieron salieron del mismo campo. “No vino plata de afuera, solamente accedimos a los créditos normales que puede tener cualquier persona, créditos que a veces cuando ibas al banco y preguntabas, te decían, vos no tenés carpeta”, aclara el productor. “Yo no puedo decir que crecí gracias a crédito, yo crecí gracias al esfuerzo y a meterle todos los días con un objetivo, que era producir y de forma eficiente, esa es la realidad”, subraya.

Actualmente, las instalaciones del tambo y la granja de cerdos ocupan solo cinco hectáreas de las 150 totales, se trata de un planteo muy intensivo. El resto se destina al maíz bajo riego para consumo animal. Y como con ese cereal no llegan a cubrir la demanda de los rodeos, compran más cantidad afuera así como heno, malta, pellets y otras materias primas.

Instalaciones de El Quebrachal. Gentileza Fernando Massello.Instalaciones de El Quebrachal. Gentileza Fernando Massello.

Hoy, 20 personas trabajan en El Quebrachal y la empresa cuenta, además, con el asesoramiento de un veterinario y dos ingenieros agrónomos.

Un tambo techado

El tambo estabulado, que se inauguró en 2021, es una estructura techada con paredes de 80 centímetros de altura que se despliega en una superficie de una hectárea. El modelo es conocido como galpón de compost barn. Allí, cada una de las 320 vacas dispone de un corral de 13 a 15 metros cuadrados, con un piso de cáscara de maní. Las instalaciones apuntan a ofrecer el mayor confort a los animales. “Encerrar a las vacas, que tengan espacio para caminar, que estén con ducha, que estén durmiendo en una cama sin barro, con ventiladores, les permite expresar su máximo potencial, eso es increíble”, destaca Fernando. Aún parece sorprenderse de que su producción promedio haya pasado de un máximo de 26 litros diarios por vaca al aire libre a 38 o 39 litros con el nuevo sistema de tambo bajo techo.

El sistema de tambo estabulado techado es de tecnología alemana. Gentileza Fernando Massello.El sistema de tambo estabulado techado es de tecnología alemana. Gentileza Fernando Massello.

En el día se hacen tres ordeñes, uno cada ocho horas. Cada vaca lleva un collar en el que se monitorean la rumia, los celos y el momento óptimo para inseminar. El alimento, una mezcla de maíz, silo de paja de trigo, gluten, alimento balanceado, sales minerales y heno molido, se suministra por la mañana y por la tarde, en una calle donde las vacas comen en fila. Todos los días se hace la lectura de comedero, de esa manera, conociendo cuántos kilos se ofrecieron y cuántos sobraron, se determina el consumo diario por animal. Otra ventaja del sistema es que las vacas caminan sobre piso de goma lo que reduce significativamente el desgaste podal de las pezuñas.

“Nada más hay que cuidarlas, estar encima, tratarlas bien. Manejo, manejo, insisto mucho en el manejo, en los recursos humanos, en la concientización, es eso, pura y exclusivamente. Es un sistema divino para transpolarlo en la Argentina, para que la gente lo copie, funciona”, remarca Fernando.

Tambo estabulado techado. Gentileza Fernando Massello.Tambo estabulado techado. Gentileza Fernando Massello.

Con la leche obtenida en el tambo, elaboran quesos tybo, muzzarella, barra y cremoso en la planta de Pergalac, en el parque industrial de Pergamino. Además, a fasón, fabrican dulce de leche y manteca. Todo se vende a través de distribuidores.

La granja porcina

Los galpones de maternidad, recría y engorde porcino ocupan dos hectáreas. El ciclo comienza con la etapa de cría, en la que 400 madres de raza Topigs producen 220 cerdos semanales. Las crías nacen con un peso de entre 1 y 1,2 kilo, al llegar a los 4 o 5 kilos pasan a la recría donde permanecen 60 días y de allí, con 33 kilos, van a la fase de engorde. Cuando los capones alcanzan los 120 kilos, se venden directamente a carniceros o sitios de corte y troceo. “Desde el día cero que nacieron a los 150 días, estamos cargando un capón con 120 kilos, unos 700 a 800 gramos de ganancia diaria”, puntualiza el empresario. Se producen 3.500 kilos de carne por madre al año.

Parte de las instalaciones del establecimiento de Pergamino. Gentileza Fernando Massello.Parte de las instalaciones del establecimiento de Pergamino. Gentileza Fernando Massello.

La sequía y el negocio

La severa sequía que castigó a gran parte del país durante 2022 y 2023 le dio un duro golpe a los Massello. En agosto pasado se quedaron sin alimento para sus animales y se vieron obligados a comprar forraje a un precio altísimo a los escasos proveedores disponibles. “Lo que lo pasó en estos dos años no lo había vivido nunca. Nunca en la historia me pasó de quedarme sin comida, fue terrible, terrible, una sequía muy extrema”, recuerda Fernando. Su sistema de producción es alimento dependiente, por eso, atravesaron momentos críticos y tuvieron que recurrir a sus ahorros para poder mantener la empresa en pie.

Este año diversificó un poco los riesgos. “Hice un maíz muy de primera y un maíz muy de segunda. El de primera agarró toda la lluvia, ya hice un silo y esta semana hago otro, zafé. El de segunda, que está floreciendo ahora, viene muy mal”, relata. Sabe que va a “padecer” los próximos días sin lluvias y elevadas temperaturas pero asegura que en comparación con lo que pasó el año pasado, está feliz. “Me cambió la perspectiva del negocio, porque no te olvides que yo licuo mucho precio con el maíz propio”, explica.

La alimentación representa el 70 por ciento del costo total de producción de El Quebrachal, por eso, su afinada gestión es clave. “Hoy las producciones no están andando bien en la Argentina, no están siendo rentables por el precio de los cereales. Los granos aumentaron el 200 por ciento, teníamos un cereal con un dólar de 350 pesos y de un día para el otro se fue a 900, y a nosotros la leche nos la siguen pagando prácticamente lo mismo”, expone.

El costo de la alimentación representa el 70% del costo total. Gentileza Fernando Massello.El costo de la alimentación representa el 70% del costo total. Gentileza Fernando Massello.

El empresario señala que hoy su rentabilidad sigue siendo negativa por el arrastre de la sequía. “Yo no tengo cosecha nueva todavía, todavía sigo pagando, y lo poco que me mandan lo sigo pagando caro. El silo de maíz que hice la semana pasada, recién puedo comerlo en 25 o 30 días, cuando se estabilice, aunque me voy a adelantar porque no tengo comida, ya la semana que viene empiezo”, detalla.

En el negocio porcino, en tanto, el precio que recibe cayó un 12 por ciento en los últimos 15 días. “Todo me viene aumentando y lo que yo vendo, me lo bajaron. Pero no hay venta, no hay consumo, es complejo. Y eso que lo que nosotros producimos es comida, que es lo último que se deja de consumir”, lamenta.

El Quebrachal, un modelo productivo para imitar. Gentileza Fernando Massello.El Quebrachal, un modelo productivo para imitar. Gentileza Fernando Massello.

Presente y futuro

“Realmente estamos muy contentos por lo que hemos logrado en el transcurso de la vida, en todo sentido, como familia, como comunidad de trabajo. Para el que le gusta la producción, son desafíos permanentes, es muy polifactorial lo nuestro, todos los días tenemos algo diferente, algo que se rompe, algo que hay que cambiar, algo que tenemos que arreglar, algo que tenemos que ver de qué forma le buscamos la vuelta, es así”, expresa Fernando.

Cuando se le pregunta si está pensando en alguna nueva inversión, ampliación o diversificación del negocio, Fernando exhibe cierto desaliento. “No, yo estoy con pocas ganas realmente. Hace dos o tres añitos que venimos laburando nada más para mantener, esa es la realidad. Yo pienso seguir muchos años más con la actividad, pero me preguntas hoy, y no”, sostiene. Es que “ahora todo es a base de mucha plata, han cambiado muchísimo los números, te asusta”, confiesa. Y ejemplifica: “Antes, un perfil íbamos, lo comprábamos y no lo sentíamos; con lo mismo que nosotros cobrábamos en la semana, construíamos, pero hace dos años que no podemos. Mantenemos todo prolijito, si se pica una chapa, la cambiamos, pero creeme que no podemos hacer una inversión para seguir agrandando el campo, no lo podemos hacer, estamos con lo justo, con lo justo”, afirma.

El sistema de producción de Quebrachal se podría replicar con éxito en otros puntos del país. Productor Gentileza Fernando Massello.El sistema de producción de Quebrachal se podría replicar con éxito en otros puntos del país. Productor Gentileza Fernando Massello.

Sin embargo, rescata el “enorme potencial de Argentina” para producir y generar empleo a partir del campo. Él y su familia pudieron hacer mucho en tan solo 150 hectáreas en base a trabajo, esfuerzo, uso de la tecnología y agregado de valor, y sabe que el sistema se puede replicar con éxito en todo el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *